Cómo dejar las drogas

¿Adicción a la drogas?

Los adictos a las drogas, generalmente piensan que no hay posibilidad o será casi imposible superar su adicción. Sin embargo, sí que hay posibilidad y debes salir de las drogas porque no te hacen ningún bien.

Tanto da si tu adicción tiene que ver con el consumo de cocaína, el alcohol, la marihuana o cualquier otra droga. Tienes que trazar un plan para dejar las drogas con éxito. Definir las razones que te hacen consumir y pedir ayuda a profesionales será útil en tu objetivo de alejarte de las drogas.
En el proceso de absitencia puede resultar positivo acudir a terapias de grupo o acudir a un psicólogo.

Con fuerza de voluntad se pueden dejar las drogas y comenzarás a construir una nueva vida alejada de este turbio mundo de las drogas.
Si quieres saber más sobre cómo dejar las drogas y vencer tu adicción, sigue leyendo.

Usos de las drogas

Fármaco o medicamento

Existe un gran número de drogas que se pueden utilizar como medicamentos para diversas enfermedades. Pero muchas drogas, independientemente de su posible utilidad terapéutica, se utilizan con fines recreativos, o por sus efectos psicológicos o sensoriales, si bien en este segundo caso no se usan con las dosis ni de la misma manera que cuando se hace con fines médicos. Esto es un problema social de primer orden en muchos países, ya que el consumo continuado de drogas suele crear adicción. En la mayoría de casos, el consumo de drogas también tiene otros efectos nocivos sobre la salud, y sobre el comportamiento social del consumidor. El hecho de que muchas de estas drogas sean ilegales en la mayoría de países ha hecho crecer un mercado negro de estas sustancias, con las correspondientes asociaciones criminales que controlan el contrabando y la distribución.

  • Desde el punto de vista de la farmacognosia, una droga es la parte del ser vivo que se encuentran sustancias que pueden ser utilizadas con fines terapéuticos o preventivos o que son precursores de hemisíntesi farmacéutica. Por ejemplo, en la valeriana, la droga sería la raíz, ya que es de donde se extraen los principios activos, o en la manzanilla, los capítulos florales.
  • Desde el punto de vista de la psicología (de hecho, este es el uso más habitual del término en el lenguaje cotidiano), una droga es una sustancia con efectos sobre el sistema nervioso central, con capacidad de alterar el estado de ánimo, la percepción o el conocimiento, y que suele crear adicción y cuadros de abstinencia.

Lúdico o recreativo

Las drogas recreativas se pueden clasificar en cuatro grupos, según su efecto principal:

  • Euforizantes y excitantes (cocaína, anfetaminas, alcohol en su primera fase, nicotina en su segunda fase, cafeína).
  • Antiguos anestésicos reemplazados, en farmacología, por alternativas más seguras y con menos problemas: GHB (gamma-hidroxibutirato) o “éxtasis líquido”, la ketamina o “Special K”, y el PCP (fenciclidina) o “polvo de ángel”. La ketamina se puede mezclar con cocaína para ser esnifada, es lo que se llama “Special Calvin Klein”.
  • Relajantes, sedantes y depresores (opiáceos, heroína, morfina, benzodiacepinas, ansiolíticos, relajantes musculares y hipnóticos, alcohol en su segunda fase, nicotina en su primera fase, barbitúricos, cannabis, marihuana, inhalantes).
  • Alucinógenos (LSD, peyote).

Droga de abuso

Los psicofármacos y otras drogas se pueden usar para modificar el estado de la conciencia voluntariamente de una persona con diversos fines, que pueden incluir, por ejemplo, la violación de una persona. Estos usos conllevan un mal uso ético y moral, más allá del perjuicio a la salud.

Un caso frecuente es el del dopaje en deportistas, que ingieren drogas y otras sustancias para mejorar su forma física. Otro es el de niñas a las que se les da estas sustancias para que no pierdan el aspecto infantil en la pubertad (típico en la gimnasia rítmica y en estrellas infantiles en muchos medios) y los que toman algunos enfermos, como los anoréxicos o los ortoréxico, para intentar que el cuerpo se parezca al ideal que les impone su enfermedad.

Clasificación

que-son-las-drogas

 

La distinción entre drogas duras y blandas es importante en la política de drogas de los Países Bajos, entre otros estados, donde ciertas drogas blandas gozan de la tolerancia oficial, aunque casi siempre están sujetas a restricciones en cuanto a su comercio, producción y consumo.

Causas de una adicción a las drogas

Las causas que pueden inducir a una persona a empezar a drogarse, pueden ser múltiples y variadas. Algunas de las más habituales son las siguientes:

  • La búsqueda del placer: alcohol, tabaco, alucinógenos, drogas psicodélicas, etc.
  • La búsqueda de mayor creatividad: En el siglo XIX algunos escritores eran consumidores de opio (Edgar Allan Poe, Baudelaire, Samuel Taylor Coleridge, etc.) o de otras drogas (el peyote, la cocaína y los hongos alucinógenos, por ejemplo ).
  • Uso en ceremonias religiosas o rituales: La misma iglesia católica, por ejemplo, utiliza el vino en sus misas.
  • Fuga de problemas personales: Las personas de los países más industrializados tienen una mayor tendencia a no superar situaciones como la tristeza o la falta de felicidad, y buscan eliminarlas por medio de pastillas, narcóticos, alcohol u otras sustancias.
  • Uso contra el dolor físico: En enfermedades o no, de manera a veces abusiva, por causa de un pánico desmedido al dolor típico de los países más medicalizados y desarrollados, otros para mejorar la calidad de vida de enfermos crónicos o sedar en operaciones quirúrgicas . Antes se utilizaba el alcohol como anestésico, hoy la marihuana ayuda a eliminar los vómitos causados ​​por la quimioterapia de los enfermos de cáncer.
  • Conectar con los demás: Hay drogas que se asocian típicamente al fomento de la relación social, como es el caso del alcohol, el café o el té. Tomar con alguien una copa o un buen café con leche puede ser una manera de fomentar la tertulia o de intimar. Los indios sudamericanos utilizan de la misma manera las hojas de coca. Las drogas a lo largo de la historia cumplen la función social de ayudar a que las personas pierdan su inseguridad personal y se confíen con su interlocutor. Así, un motivo importante para introducirse en el mundo de las drogas es el no querer sentirse diferente de los demás y sentir que el grupo al que se acerca acepta el nuevo individuo. Durante mucho tiempo ha sido la entrada al alcohol y al tabaco, actualmente también en la marihuana, el éxtasis y otras drogas.
  • Actitud de rebelión: Sea real o como imagen que se quiera transmitir para parecer más interesante. Es más típica a los adolescentes, que pretenden reafirmarse transgrediendo y por oposición a las reglas de los más grandes. Para ellos, probar “la fruta prohibida” resulta muy atractivo.
  • Actitud de experimentación personal: Algunas personas tienen curiosidad personal para conocer qué efectos hacen las drogas al propio cuerpo ya la mente. Así, por ejemplo, de la misma manera de Marie Curie probar los efectos de la radiación sobre su mano, Sigmund Freud tomaba cocaína.

Cómo dejar las drogas

Para un drogadicto, el primer paso es admitir y ser consciente de que lo es. La mayoría de las personas piensan que dominan la situación y que, si quieren, pueden dejar de consumir la droga. Desgraciadamente a menudo es un proceso duro y difícil, no es sólo el cuerpo, que pide la sustancia para sentirse bien, sino el hecho de tener que cambiar de comportamientos, de gestos que el enfermo echa de menos, de las ganas psicológicas.

En los casos en que la persona había empezado a drogarse para huir de problemas personales, de miedos (perder los amigos, engordar, etc.), de una baja autoestima o de una búsqueda de creatividad, por ejemplo, en dejarlas deberá aprender a enfrentarlas, y tal vez habrá otros problemas que se hayan añadido.

En general, es habitual que el proceso de toma de drogas se hayan instalado problemas sociales (con la familia, los amigos, en el trabajo, etc.), de salud y psicológicos.